Para limpiar los marcos de las ventanas de aluminio, comienza por repasarlos con un paño suave o esponja embebida en agua jabonosa, elaborada con un litro de agua y una cucharada grande de detergente. Esta solución desengrasa y quita manchas, sin rayar ni maltratar la superficie. Luego de frotar suavemente, aclara con un paño suave embebido en agua, que iras limpiando una y otra vez, para finalizar con el secado con papel absorbente o con un paño suave blanco.

Para quitar manchas agresivas y profundas en ventanas de aluminio, puedes aplicar un producto de limpieza más activo, elaborado con un cuarto de taza de amoniaco o amoniaco jabonoso en 3500 cc de agua, recordando usar guantes de goma para proteger tus manos.
Los productos solventes pueden dejar manchas en el aluminio, por lo que si necesitas limpiar restos de grasas, aceites, tintas o pinturas, utiliza una mezcla de una taza de agua, una de vinagre blanco de alcohol y media de alcohol medicinal, repasando luego de la aplicación con agua limpia y un paño para secar al final del procedimiento.
Cómo quitar marcas imborrables en el aluminio

Cuando te encuentres con marcos que ya tienen marcas imborrables por el paso del tiempo, o bien rayones, puedes pulir con cera pulidora (de la que se utiliza para los coches) o lijar completamente, para luego pulir.
Una buena manera de proteger el aluminio y hacerlo resistente a las manchas es pintarlo con esmalte sintético, o con pintura sintética esmaltada de convertidor de óxido, dándole así más o menos brillo.
Por último, para un acabado protector pero incoloro, utiliza laca vitral, una solución ideal para exteriores.
Con estos trucos tus ventanas de aluminio quedarán limpias y completamente brillantes, como si fueran nuevas, y con solo aplicar el método correcto en cada situación.

Tags :